Muere un ciclista en Cantabria al chocar con un cable colocado en un camino

¿Mala intención o un descuido inaceptable? La Guardia Civil ha imputado a dos personas por un delito de homicidio imprudente acusadas de colocar en un camino de Valderredible, en Cabtabria, un cable con el que se cruzó un ciclista que cayó y falleció.

El suceso ocurrió el pasado sábado por la tarde en un camino por el que es frecuente que la gente pasee a pie o en bicicleta. Otro ciclista encontró al fallecido ya en el suelo, y aunque se avisó al 112 y llegaron ambulancias, no se pudo hacer nada.

El fallecido residía en Salamanca y trabajaba como jefe de obras del Ayuntamiento de esa ciudad. El Consistorio de Valderredible ha enviado al Ayuntamiento salmantino una condolencia por el fallecimiento de esta persona, según ha indicado a Efe el alcalde, Fernando Fernández.

El suceso se produce meses después de que la Guardia Civil alertara de la proliferación de las trampas para ciclistas en caminos de montaña. Suelen ser piedras de grandes dimensiones puestas en lugares estratégicos de los caminos para que no se vean y produzcan caídas; cables de nylon o acero que atraviesan las sendas y que pueden producir graves cortes a la altura del cuello; tablas con clavos que, además de la inevitable caída, pueden producir lesiones de importancia a los ciclistas…

Hasta ahora no se había producido ninguna muerte, aunque Diego, un joven de Vigo, sufre una lesión medular irreversible tras chocar en septiembre con una piedra enorme colocada en un punto estratégico de un camino.

“ASESINOS EN POTENCIA”

En este caso, el cable se podría haber colocado para guiar al ganado. Pero, en otras ocasiones, se suelen colocar para disuadir a los ciclistas. ¿Por qué? Valentí San Juan, ironman que ha subido a YouTube vídeos denunciado esas prácticas, adviertía en marzo a El Huffington Post de que “parece” que quienes ponen esas trampas son “cazadores molestos porque los ciclistas, corredores o senderistas les espantan las presas”.

“Eso cuando sucede en zonas donde se suele cazar. En otras ocasiones son dueños de terrenos o de propiedades privadas cerca de las que pasan caminos o rutas utilizadas por gente que anda en bici de montaña”, explicaba, a la vez que subrayaba que quien pone esas trampas es “un asesino en potencia”.

Fuentes de la Guardia Civil no se atrevían a señalar a nadie y admitían que “la pregunta del millón es quién y por qué” ponen las trampas. “El Seprona lo está investigando, pero de momento no tienen resultados positivos. En el monte es muy difícil investigar porque es muy amplio”, reconocían.

Víctor Tarodo, de la Internacional Mountain Bicycling Association, adviertía de que no quieren culpar a ningún colectivo porque las trampas las colocan “personas que en un determinado momento se les va la cabeza y no se dan cuenta de que están haciendo una barbaridad”. Sí admitía que cazadores o quienes organizan cacerías las ponen porque “les molesta que haya un camino de uso público en medio de un coto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.